La ONU nombra a su cuarto mediador en siete años de guerra en Siria

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El ex secretario general de la ONU Kofi Annan, primer mediador en la guerra de Siria, admitió que se le había encomendado una “misión imposible” antes de tirar la toalla. Con el nombramiento del diplomático noruego Geir Pedersen como negociador de Naciones Unidas para el conflicto, son ya cuatro los enviados que han intentado poner fin a la contienda en siete años de hostilidades. Miembro del equipo diplomático que facilitó hace 25 años en la capital noruega el acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, Pedersen (Oslo, 1955) releva a Staffan de Mistura (Estocolmo, 1947), el mediador que durante más de cuatro años ha tratado sin éxito de sentar en la misma mesa al régimen y la insurgencia de Siria. Antes lo intentaron el argelino Lajdar Brahimi y el ghanés Annan, quien pese a su prestigio negociador adquirido al frente de Naciones Unidas fue el primero en apartarse del embrollo sirio.

El nuevo enviado, que fue confirmado en la noche del miércoles por el secretario general, António Guterres, tomará posesión a finales de noviembre. De Mistura le cederá entonces el puesto tras un último esfuerzo para encauzar la formación de la denominada Comisión Constitucional, un órgano tripartito en el que Gobierno, oposición y sociedad civil de Siria deberán sentar las bases para una eventual transición política en la posguerra. El veterano diplomático italo-sueco llegó a organizar varias rondas negociadoras entre 2016 y 2017 en la sede de la ONU en Ginebra. Las conversaciones fracasaron ante la violación de las treguas pactadas por las grandes potencias y el recrudecimiento de los combates.

El Gobierno del presidente Bachar el Asad controla más de las dos terceras partes del país árabe después de haber derrotado sucesivamente a los insurrectos en casi todos sus feudos y no se ha pronunciado aún sobre el nombramiento del nuevo mediador. La oposición, congregada mayoritariamente en torno al Comité Sirio para las Negociaciones (CSN), considera que el cambio no tendrá ningún impacto si sigue faltando consenso en la comunidad internacional para alcanzar una solución política. “Pedersen es un diplomático con experiencia”, aseguró a France Presse Yhaya al Aridi, portavoz del CSN, “pero si no llama a las cosas por su nombre no habrá avances”.

El diplomático noruego Geir Pedersen, nuevo enviado de la ONU para Siria, ya relevó a Staffan de Mistura en 2005 en Líbano, donde ejerció como representante de Naciones Unidas hasta 2008. Antes se había curtido como negociador en el equipo que preparó en la capital noruega los contactos que condujeron a israelíes y palestinos a la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993. Entre 1998 y 2003 representó a su país ante la Autoridad Palestina, y entre 2012 y 2017 ejerció como embajador en Naciones Unidas. En la actualidad se encontraba al frente de la legación diplomática de Noruega en Pekín. “Pedersen va a apoyar a las partes en el conflicto para alcanzar una solución política creíble que satisfaga las aspiraciones del pueblo sirio”, ha augurado el secretario general de la ONU, António Guterres, en el informe que ha dirigido al Consejo de Seguridad para anunciar el nombramiento.

Nueve rondas de negociaciones de paz auspiciadas por Naciones Unidas se han sucedido en Ginebra desde poco después que comenzara la guerra en Siria en marzo de 2011. El mediador De Mistura no había vuelto a convocar unas nuevas conversaciones desde hace más de un año.Moscú y Teherán, del lado del régimen, y Ankara, desde el de la oposición, han relegado el proceso negociador de Ginebra para sustituirlo por el de Astaná, centrado en la estabilización de los frentes y sin contenido político.

Los presidentes de Turquía, Rusia y Francia y la canciller alemana se reunieron el pasado sábado en Estambul para impulsar una salida negociada. Emmanuel Macron y Angela Merkel refrendaron el alto el fuego que Recep Tayyip Erdogan y Vladímir Putin sellaron hace un mes para la provincia rebelde de Idlib (noroeste). También respaldaron la vía de transición política que prevé Naciones Unidas.

Los cuatro mandatarios reunidos en Estambul exigieron en la declaración final de la cumbre que la Comisión Constitucional celebre su primera sesión en Ginebra “antes de fin de año”. Sin la revisión de la ley fundamental, no parece viable la hoja de ruta prevista hacia la celebración de elecciones.

Erdogan, Putin, Merkel y Macron también destacaron que sin un proceso de negociaciones entre el Gobierno y la oposición no se darán las bases para el retorno de los cerca de seis millones de refugiados sirios que han huido del conflicto. Por ahora, las potencias se han limitado a exigir “el acceso rápido y sin restricciones de la ayuda humanitaria” internacional a toda la población.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.